sábado, 30 de agosto de 2014

LOS CIEN TEXTOS

LOS CIEN TEXTOS (por Larry Romántico y Lalo Monsalve)

Un psiquiatra español amigo nuestro dijo hace muchos años que un drogadicto puede morir de sobredosis pero no por tener que hacer frente al síndrome de abstinencia. Nadie se muere por pasar el "mono", insistía.

Con este texto que el lector está leyendo en estos momentos son 100 las entradas de este Blog, que surgió de la inspiración singular de El Chico del Niki Rojo, al que, por cierto, hemos perdido la pista. Como se dice en la calle, está "missing".

¿Seguirá en Ámsterdam?. No le imaginamos haciendo la fila para entrar en la casa donde vivió Anne Frank ni en el mercado de las flores comprando bulbos de tulipán para regalarlos a las amistades. Más bien le vemos metido en cualquier museo, brujuleando por el Barrio Rojo, guiñando un ojo a alguna prostituta de escaparate, encendiendo una vela en el templo budista He Wa, o admirando las colecciones vegetales del Hortus Botanicus.

En fin, si lees esto, querido amigo, que sepas que te echamos de menos y que, estés donde estés, allí también estamos un poco nosotros también. Lo quieras o no, seguiremos tus pasos o, al menos, lo intentaremos. No podemos negar que tenemos "mono" de ti, y sobrellevamos el síndrome lo mejor posible. Como dijo aquel psiquiatra, de eso no se muere uno, pero se pasa fatal, compañero.

Un abrazo fuerte.








lunes, 25 de agosto de 2014

SERES EXTRATERRESTRES

SERES EXTRATERRESTRES (por Larry Romántico)

He visto en Canal Historia que la Mutual UFO Network (MUFON), organización muy respetada en investigación del fenómeno OVNI, fundada en 1969, ha reunido sus decenas de miles de archivos en un lugar abandonado de Ohio, llamado Hangar 1.

Me ha sorprendido mucho un estremecedor relato sobre el avistamiento que tuvo lugar, hace varios años, durante un vuelo de Japan Airlines, al mando del cual estaba un reputado experto comandante, que durante varios minutos pudo seguir los movimientos de varias pequeñas naves hasta que se introdujeron en una impresionante nave nodriza de un tamaño que el piloto cifró como equivalente a diez portaviones.

En mi juventud fui un firme creyente acerca de la posibilidad de otros universos y formas de vida en otros mundos. Actualmente, estoy convencido de la existencia de otras civilizaciones, más avanzadas tecnológicamente que la nuestra, y que han conseguido desafiar y vencer las leyes del espacio y del tiempo, dominando también la fuerza de la gravedad. No soy capaz de comprender cómo han conseguido no autodestruirse, que es el destino que parece que nos aguarda en este planeta.

Hay tantos testimonios de personas que nada tienen que ganar o perder mintiendo acerca de ello, tantas evidencias oscurecidas a propósito, y tanto silencio, que no albergo duda alguna de que distintas razas de seres extraterrestres nos han visitado desde hace miles y miles de años. Estoy persuadido de que intentaron enseñarnos cosas, nos ayudaron a progresar desde nuestro corto entendimiento y, puede que, al final, nos hayan dejado por imposibles. Es muy probable que hayan tirado la toalla. No les interesamos lo más mínimo, porque somos muy malos aprendices de las leyes que rigen el cosmos. Se han percatado de nuestra inferioridad y persistencia en la ignorancia.

Sin embargo, conozco algunas personas impresionantes, extraordinariamente inteligentes y brillantes, sensatas, comprometidas, elegantes, solidarias, amables y sumamente humildes. Son seres que, a pesar de todo, están tirando del carro e intentan hacer mejor y más habitable la Tierra. Es posible que sean criaturas híbridas, descendientes de visitantes de dormitorio procedentes de otros mundos, porque poseen unas cualidades y capacidades que no son de por aquí.

Si eso es así, y mi teoría es cierta, aún habrá un hilo de esperanza para nuestro futuro. Pero si sólo es fruto de mi desbordada imaginación, entonces apañados estamos. Por si acaso, seguiré observando las estrellas durante lo que queda de este mes de agosto y me dejaré atravesar por la invisible radiación gamma o por cualquier otra que proceda de muy lejos, justo donde ellos se encuentren. Que sepan que soy un pasajero a la busca de un billete de turista, sólo ida, con rumbo a cualquier galaxia de infinitos colores. 

domingo, 24 de agosto de 2014

GORDOS Y FLACOS

GORDOS Y FLACOS (por Lalo Monsalve)

Las últimas noticias que tengo de El Chico del Niki Rojo son que le vieron, muy bien acompañado, degustando un delicioso bacalao rebozado en el restaurante De Lunch, de Volendam, cerca de Amsterdam, antes de embarcar en el yate de unos amigos, con destino a la isla de Marken.

Mi amigo no lo es de grandes festines y comidas pantagruélicas y se mantiene desde hace siglos en unos estupendos 70 kilos, son ligeras oscilaciones al alza de un par de ellos. Creo que es un peso ideal para él, que está lejos de parecerse a cualquier jugador de baloncesto.

Ríos de tinta han proliferado por todas partes haciéndose eco de los perjuicios que puede causar para la salud el sobrepeso y la mala alimentación. En ese sentido, miles y miles de publicaciones recomiendan dietas milagrosas, complementos alimenticios y vitamínicos, así como variados planes de ejercicio físico, aeróbico o no, destinados a combatir y destruir calorías sin cese ni tasa.

En mi opinión, lo mejor para adelgazar es trabajar el doble y comer la mitad, como decía un sabio anciano al que conocí hace años. También sugiero dejar de culpabilizar a la báscula de baño de la presencia de nuestros michelines. Es triste que una gruesa barriga impida a uno verse el miembro viril mientras orina, pero hay que asumir la propia responsabilidad que se deriva de esa lamentable situación.

Recomiendo coger una botella de plástico llena con 5 litros de agua y pesarla en nuestra báscula de baño. Si es digital, y la lectura refleja 5 kilos, el aparato no tiene culpa alguna de nuestra desgracia. Si, por el contrario, es analógica y tiene una ruedecita reguladora, en el supuesto de que no marque los 5 kilos sólo habrá que ajustarla y no tocarla en lo sucesivo. Una vez calibrada, ya no hay excusas que valgan.

Coman ustedes lo justo y apropiado, de manera equilibrada y sana, caminen al menos una hora diaria todos los días a la misma hora, haga frío o calor, y mantengan la mente despejada de prejuicios. Verán lo bien que les va y pronto recuperarán su peso ideal, sin necesidad de ser un atleta o deportista de élite.

Y lo más importante: gústense a ustedes mismos y no tanto a los demás. Todos tenemos derecho a nuestra propia imagen. Si eres gordo o flaco y lo llevas bien, pues tú mismo con tu mecanismo.


sábado, 23 de agosto de 2014

AMORES Y BONSAIS

AMORES Y BONSAIS (por Larry Romántico)

Mi amigo Lalo Monsalve me ha insistido bastante para que vuelva a escribir en este Blog. Yo tampoco he pedido permiso a El Chico para hacerlo. Ya somos mayorcitos. También necesito hablar y contar cosas, aunque, a veces, me resulte frustrante que nadie las comente.

Tengo una extraña sensación al redactar este texto. Parecería que estoy traicionando a un amigo, pero sólo lo parece. Me siento bien por haber regresado, pero me invade cierta nostalgia. Ojalá El Chico pusiera unas cuantas reflexiones más aquí, pero sé que no lo hará. En eso coincido con Lalo.

De repente, un día nos sentimos como árboles gigantes, pletóricos, fuertes. Sin embargo, hoy sólo os puedo ofrecer la imagen de un bonsái. Una especie que ha vivido muchos años ya, ha sufrido varias podas y trasplantes de maceta, me han alambrado y me han pinzado.

La vida de un bonsái se parece bastante a la de un amor frustrado, que creció justo lo que le permitieron, fue recortado en hojas y raíces y lloró por sus yemas. Esos amores son como pequeñas plantas maltratadas por manos inexpertas, que conducen sin remedio a la muerte prematura.

Un bonsái, como un amor, no es un juguete. Ambos son responsabilidades que debemos asumir. Necesitan de nuestra atención y cuidados constantes. Hay que regarlos y abonarlos para que puedan florecer y dar fruto. No se pueden dejar sin más sobre una mesa dentro del salón o en la ventana que da al sur en verano, porque corren un grave peligro.

Alguien ya dijo en este Blog que la amistad es como una planta que puede llegar a hacerse enorme. Yo sólo quería decir que, si eso es así, muchos amores se quedan simplemente en bonsáis.

Bienhallado me siento.


lunes, 18 de agosto de 2014

TELEGASTRONÓMICOS

TELEGASTRONÓMICOS (por Lalo Monsalve)

De un tiempo a esta parte, proliferan como hongos en diversas cadenas de TV distintos programas, documentales y concursos sobre elaboración de tapas y comidas varias.

Sin duda, para mí lo más terrible es el maltrato psíquico que reciben algunas de las personas que se presentan a "castings", deseosos de ser seleccionados como participantes en uno de esos inefables concursos y que, finalmente, lo consiguen. Les hacen sufrir lo indecible y llegan a sentirse como verdaderos inútiles.

Pero no podemos olvidar tampoco el pérfido mensaje subliminal que se esconde tras la pantalla del televisor: "Nos lo pasamos la mar de bien preparando unos cuantos deliciosos platos de diseño, mientras los comedores colectivos de transeúntes están a rebosar".

Esta situación destila una enorme hipocresía. Tenemos ocho millones de pobres en España, de los que casi dos millones son niños mal alimentados, y nos dedicamos a bombardearles con "bocatti di cardinali" a barullo. Estimulamos su insalivación con descaro, al tiempo que, frente a "la caja tonta", en el seno de muchas familias de inmigrantes el que puede moja un trozo de pan, más o menos duro, en un huevo frito, con alguna patata en tiras a modo de guarnición, si hay suerte. Está claro que este tipo de plato no puntúa nada en los concursos y sus cocineros no tienen futuro alguno como reputados chefs de cocina.

Lo más curioso es que casi nadie (he leído algún artículo aislado denunciando la situación) se hace eco de este tipo de ocio que clama al cielo. Al contrario, hay tortas para ser el mejor haciendo tortitas con nata, adobadas y adornadas con quién sabe qué nueva chorrada alimenticia. El mensaje sigue calando hondo y en muchos hogares se compite por llegar a ser un gilimasterchef a lo bestia.

En fin, que les aproveche a ustedes, señores y señoras.


miércoles, 13 de agosto de 2014

EL CUENTO DE LOS PRECIOS

EL CUENTO DE LOS PRECIOS (por Lalo Monsalve)

No es mi costumbre ver los noticieros de la televisión oficial; sin embargo, haciendo "zapping" de manera involuntaria me he detenido unos momentos ante la imagen de un presentador, con semblante triste, voz grave y aspecto de estar asistiendo a un funeral, mientras comunicaba una bajada del IPC del 0,3% y un descenso acumulativo en el año del 0,9%.

Esta información, de resultar cierta (cosa que dudo a la vista de lo que me viene costando mes a mes la cesta de la compra), sería motivo de alegría para cualquier ciudadano medio, al que han congelado o reducido su salario en los últimos años. El hecho de que los bienes de consumo, y en especial los de primera necesidad, resulten más baratos, influye positivamente en la capacidad de compra y las operaciones económicas de las empresas, que no son capaces de facturar como antes, pero sí de subsistir al tener mayor volumen relativo de unidades vendidas.

Ahora sólo nos falta que se anuncie una subida generalizada de sueldos. Aunque me temo que esa noticia se hará esperar y, en todo caso, el día que vea la luz, lo será a través de la voz entrecortada de una enlutada presentadora, cuyas lágrimas serán tan evidentes como lo permita la tecnología digital y la fibra óptica.

Mi mascota Rober, me mira con ojos aburridos. Hace tiempo que no cree en milagros y yo tampoco. 





viernes, 1 de agosto de 2014

SI SE QUIERE, SE PUEDE

SI SE QUIERE, SE PUEDE (por Lalo Monsalve)

Lo he tenido siempre muy claro, desde hace mucho tiempo. Si hay voluntad de hacer, normalmente se consiguen objetivos. Lo que sucede es que lo malo que tienen las buenas ideas es que, casi siempre, degeneran en arduo trabajo.

La situación general de la sociedad española es tan lamentable que ha tenido que salir a la palestra un joven profesor universitario, que ni siquiera tiene un puesto fijo de funcionario, para aglutinar a un montón de gente con deseos y voluntades de cambiar las cosas a mejor, se supone.

A la vista de los resultados obtenidos en las recientes elecciones europeas, algunos se han puesto muy nerviosos al comprobar alucinados cómo más de un millón doscientos mil ciudadanos otorgaron su apoyo en las urnas a la incipiente formación política denominada "Podemos". De hecho, durante los últimos meses, su líder Pablo Iglesias ha venido siendo objeto de furibundos ataques desde los sectores más reaccionarios, incluidos varios medios de comunicación.

Lo que el profesor Iglesias llama "Casta" no es ni más ni menos que el colectivo que maneja los hilos, con ninguna disposición a renunciar al montaje, tinglados, corruptelas y privilegios que atesoran desde el inicio de esta mal llamada democracia, que no parece ser tal en los últimos años.

Diversas encuestas pronostican que el fenómeno "Podemos" va a más por momentos. Y no me extraña nada. El personal está que trina y con la moral por los suelos. No hay telediario ni debate o tertulia en los que se dediquen menos de treinta minutos para tratar acerca de sinvergüenzas, chorizos e impresentables varios.

Por fortuna, Pablo Iglesias se ha hecho con un espacio propio en algunos medios. Tiene cosas que decir y ganas de hacer que a las personas, y en particular a los más desfavorecidos, les vaya mejor. No parece más de lo mismo, como les sucede a los del PSOE, cuya presunta renovación está aún en el alero. No hay más que echar un vistazo a la lista de la Ejecutiva y del Comité Federal para darse cuenta de que las huestes de Zparo y Rubalcaba siguen en el candelero y estarán ahí hasta que ese partido se desintegre, en un par de años, no más.

Acusan con mala fé a "Podemos" de tratar de mimetizar en nuestro país la revolución bolivariana de Chávez y tonterías similares que no hacen sino reforzar su perspectiva de éxito sin precedentes en próximas elecciones. Pues miren ustedes, yo también estoy a favor de una revolución o de lo que sea, con tal de que no se parezca lo más mínimo al lodazal apestoso en el que, unos y otros, han convertido la política en España.